Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Comunicadores Charrúas

  • : Marquemos un Norte
  • Marquemos un Norte
  • : Comunicador charrúa . Movimiento Originario, por la Tierra y los Derechos Humanos.
  • Contacto

Perfil

  • Ricardo Silva
  • Profeso la Horizontalidad como nuestros ancestros Charrúas. Activista social desde el corazón.
Tengamos presente que todo ser con aletas, raíces, alas, patas o pies, es un Hermano
  • Profeso la Horizontalidad como nuestros ancestros Charrúas. Activista social desde el corazón. Tengamos presente que todo ser con aletas, raíces, alas, patas o pies, es un Hermano

Escúchanos ONLINE Clic en la Imagen

      877 FM enlace 2

Apoyan

      

      

 

                      banderaartigas

Los-4-Charruas-MunN.jpg

Esta Lucha es de los Originarios

y de Todo Aquel que se Considere un

Defensor de los Derechos Humanos.

Este artículo contiene dos videos

de la Campaña y la Totalidad del

contenido del Convenio 169 de la OIT

sobre pueblos indígenas y tribales.

GRACIAS POR DIFUNDIR Y APOYAR.

Enlace: http://0z.fr/P64LW

0000000 bandera MunN 2

       

CURRENT MOON
    
 

Buscar Artículos: Por País O Tematica

 

      Artículos por Categorías

 

 

Marquemos un Norte.

En twitter.com

001 bandera 37 3

Tweet   

 

  Difundiendo

el periodismo alternativo, 

somos mas gente pensando

15 enero 2013 2 15 /01 /enero /2013 13:13

leccionesdemanipulacion170.jpg

 

La alianza entre Brasil y Cuba, como respuesta a un SOS de la Organización Mundial de la Salud, ha permitido fabricar 19 millones de vacunas para África, distribuidas por entidades como la propia OMS, UNICEF, Médicos Sin Fronteras o la Cruz Roja Internacional. ¿Por qué no es relevante esta noticia para los grandes medios?

 

 

 

 

Vacunas de Cuba y Brasil salvan miles de vidas en África, pero los medios solo hablan de las de Bill Gates

José Manzaneda, coordinador de Cubainformación.- La “cooperación triangular Sur-Sur-Sur” consiste en que entidades de dos países del llamado Tercer Mundo se unen para ayudar a un sector de población necesitada de un tercer país también del Sur. Un ejemplo de ello es el apoyo para la vacunación contra la meningitis de millones de personas en varios países de África que, desde hace años, llevan a cabo Cuba y Brasil (1).

Esta iniciativa de Cuba y Brasil, aunque sin duda sorprendente –y relevante, por tanto, desde el punto de vista informativo- ha sido ignorada por la gran prensa de los países ricos, a excepción de algunas revistas especializadas.

Y es que las grandes compañías farmacéuticas de estos países ricos, que a su vez son importantes clientes publicitarios de dichos medios, salen bastante mal paradas de esta historia. Veamos por qué.

A mediados del año 2006, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó un SOS internacional: necesitaba la producción masiva, al precio más bajo posible, de la vacuna polisacárida contra la meningitis A y C, con destino a 23 países del llamado “cinturón de la meningitis” de África, que se extiende desde el oeste de Senegal hasta el este de Etiopía, y donde viven 430 millones de personas.

Sólo una empresa transnacional (la “Sanofi Pasteur”) fabricaba estas vacunas pero, debido a su baja rentabilidad económica, había reducido drásticamente sus volúmenes de producción, algo que ponía a África al borde de la emergencia sanitaria.

La OMS pidió entonces a laboratorios públicos y privados de todo el mundo que dieran un paso al frente y encontrasen la manera de fabricar millones de vacunas baratas. Ninguna multinacional respondió, pero sí lo hicieron dos laboratorios públicos, curiosamente de sendas naciones del Tercer Mundo. El Instituto Finlay de Cuba y el Instituto Bio-Manguinhos de Brasil se asociaron para la creación de la vacuna vax-MEN-AC, específica para los tipos de meningitis que afectan a la región africana (2). A partir de entonces, en Cuba se produce el principio activo, y en Brasil se desarrolla el resto del proceso industrial, incluyendo la liofilización y el envasado. El precio final de cada dosis se redujo casi 20 veces: de los cerca de 20 dólares de la vacuna comercializada por la citada multinacional a menos de 95 centavos (3).

Esta alianza entre Brasil y Cuba ha permitido fabricar desde entonces 19 millones de vacunas para África, que son adquiridas y distribuidas por entidades como la propia OMS, UNICEF, Médicos Sin Fronteras o la Cruz Roja Internacional.

En un artículo reciente, publicado por la prestigiosa revista científica norteamericana Science, Halla Thorsteinsdóttir, investigadora de la Universidad de Toronto (Canadá), ensalzaba este gran ejemplo de “cooperación sur-sur” y proponía fomentarlo en todo el mundo (4).

Recordemos que los gobiernos de Brasil y Cuba han seguido colaborando en otros proyectos sanitarios de cooperación triangular Sur-Sur-Sur. Por ejemplo, ambos países apoyan, desde hace varios años, a la reconstrucción del Sistema de Salud Pública de Haití (5).

Pero –a pesar de su relevancia informativa innegable- este tipo de iniciativas de cooperación a gran escala no merecen ni el más pequeño espacio en los grandes medios internacionales, ubicados en el Primer Mundo. Algo que contrasta con la cobertura periódica de las acciones sanitarias en África que son financiadas –por ejemplo- por la fundación del multimillonario Bill Gates (6); o de proyectos de mínimo impacto, sostenidos por empresas privadas (7), algunas del propio ramo farmacéutico, a partir de sus presupuestos de marketing social corporativo (8).

La razón del silencio mediático acerca de iniciativas como las de Cuba y Brasil, es que éstas contradicen de raíz conceptos convertidos en verdad incuestionable por la línea editorial de los grandes medios.

Uno, que la única forma posible de cooperación internacional es la llamada “cooperación Norte-Sur”, es decir, la entrega de recursos desde los Países del Primer Mundo a los del Tercero. Esquemas de cooperación Sur-Sur como éste, sin embargo, así como los programas educativos, sanitarios, alimentarios o culturales de Cuba en decenas de países pobres, desmontan absolutamente este concepto (9).

Una segunda idea es que el mercado y la empresa privada –en este caso, las multinacionales farmacéuticas- ofrecen soluciones más eficientes a las necesidades de la población que las iniciativas públicas. La cooperación cubano-brasileña en África demuestra justo lo contrario: millones de seres humanos desatendidos por el mercado -que solo actúa por rentabilidad-, consiguen solución a una necesidad vital a partir de la voluntad política de dos gobiernos.

 

Defendemos: Cultura, Autodeterminación, Territorio e Identidad001 bandera 169

Compartir este post

Repost 0
Published by Ricardo Silva - en Derechos Humanos
Comenta este artículo

Comentarios